Donde radica la felicidad

 

Me desperté en medio del desierto, estaba amaneciendo y me senté en la arena a desayunar, como todos los días, junto a mi familia.

Hola me llamo María y tan solo tengo 12 años. Tampoco os quiero aburrir, pero os voy a contar un poco y brevemente como es mi vida día a día en el desierto del Sahara, exactamente en Mauritania. No sé sabéis que el Sahara es el desierto más cálido del mundo, y con un clima inestable, ya que durante estos años no se mantiene ni húmedo ni seco.

Bueno, que me desvío del tema. Todos los días mi familia y yo nos levantamos al aparecer el sol, y nos disponemos a desayunar todos juntos. Pero no penséis que desayunamos tostadas, leche… No, no, no, nosotros desayunamos en el suelo dentro de las jaimas (así llamamos a nuestras casas) y para desayunar tomamos arroz y como mucho con agua. Nosotros tampoco tenemos una súper escuela con profesores, si no unas piedras y gente que sabe más que nosotros, y que se ofrece a ayudarnos para aprender.

Ahora os voy a contar que hago durante el día. En primer lugar me levanto y les preparo el desayuno a mis hermanas para ir a clase. Luego caminamos 8 kilómetros para llegar a la escuela. Allí estamos 2 ó 3 horas, ya que compartimos con niños y niñass mayores que nosotros. A la hora del recreo solemos jugar con piedras, cuerdas o cosas que nos encontramos por el camino a clase. Al salir tenemos que caminar otros 8 kilómetros para volver a casa. Al llegar les preparo la comida a mis hermanos, ya que nuestra madre trabaja y bueno… nuestro padre… se fue. Tras terminar de comer, descansamos un rato y me pongo a jugar con mis hermanos.

Ahora pensaréis ¿no tenéis móvil, tele o juguetes? Pues no y con esto también os respondo a la pregunta de “¿y sois felices?”

Para ser feliz no hay que tener aparatos electrónicos o juguetes. Para ser feliz nos tenemos que tener los unos a los otros en lo bueno y en lo malo, sea para lo que sea, ¿O… no pensáis así?

Y.L.
Éste ha sido uno de los trabajos ganadores de la categoría media del Concurso de MicroRelatos 2016

 
Esta entrada fue publicada en Blog, MikroRelatos, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + uno =