Día Universal de los Derechos de la Infancia

Un año más, el 20 de noviembre celebramos el Día Universal de los Derechos de la Infancia en conmemoración por la aprobación de la Declaración de los derechos del Niño (1959) y la Convención sobre los derechos del Niños (1989). Un día destinado a promocionar el bienestar y los derechos de los niños y niñas del mundo por recomendación de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

¿Qué es la Convención de los Derechos de la Infancia?
La Convención sobre los Derechos del Niño es un tratado que recoge los derechos de la infancia; es decir, los derechos de todos los seres humanos menores de 18 años.

El texto fue aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989 y entró en vigor el 2 de septiembre de 1990. Es un texto importante porque ha sido el primer instrumento internacional que reconoce a los niños y niñas como agentes sociales y como titulares activos de sus propios derechos.

 

Su aplicación por parte de los gobiernos es obligatoria. Los 193 países que lo han ratificado deben rendir cuentas de su cumplimiento ante el Comité de los derechos del Niño; un comité formado por 18 expertos independientes. Así, todos los Estados adheridos deben presentar al Comité informes periódicos sobre la manera en que se ejercitan los derechos de los niños y niñas.

 

La Convención sobre los Derechos del Niño está compuesta de 54 artículos que recogen los derechos sociales, culturales, económicos, civiles y políticos de los menores. Todos ellos se pueden clasificar en tres tipos de derechos:
  • Derechos de protección: a la vida, a la convivencia familiar, contra todo tipo de abuso, violencia, explotación laboral, etc.
  • Derechos de provisión: a cuidados sanitarios y a los recursos para un adecuado desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.
  • Derechos de participación: a una identidad y nacionalidad, a ser informado, o a opinar con libertad.
Todos estos derechos se basan en cuatro principios fundamentales: la no discriminación; el interés superior del menor; el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo; y el derecho a la participación.

¿Por qué es importante la Convención?

Porque aunque muchos países poseen leyes que protegen los derechos de los niños y niñas, algunos no las cumplen. A menudo, esto significa vivir en situaciones de pobreza, sin protección jurídica, sin acceso a la educación, en situaciones de abandono o afectados por enfermedades que son prevenibles. En este sentido, la Convención reconoce claramente el derecho de todos los niños y niñas a un nivel de vida adecuado, lo que implica una nutrición, educación y protección adecuadas.


¿Y la Declaración de los Derechos del Niño?

Es un tratado internacional anterior de las Naciones Unidas, con diez principios sobre los derechos de todo niño o niña. Fue aprobado el 20 de noviembre de 1959 de manera unánime por todos los 78 Estados miembros que componían entonces la Organización. Este reconocimiento supuso el primer gran consenso internacional sobre los derechos del niño. Sin embargo, y a pesar de la importancia de estos diez principios, pronto se vio que este tratado resultaba insuficiente para proteger los derechos de la infancia porque legalmente no tenía carácter obligatorio.

Sus 10 artículos hacen referencia a los siguientes derechos:

  1. El derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión, idioma, nacionalidad, sexo u opinión política.
  2. El derecho a tener una protección especial para el desarrollo físico, mental y social.
  3. El derecho a un nombre y a una nacionalidad desde su nacimiento.
  4. El derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuada.
  5. El derecho a una educación y a un tratamiento especial para aquellos niños que sufren alguna discapacidad mental o física.
  6. El derecho a la comprensión y al amor de los padres y de la sociedad.
  7. El derecho a actividades recreativas y a una educación gratuita.
  8. El derecho a estar entre los primeros en recibir ayuda en cualquier circunstancia.
  9. El derecho a la protección contra cualquier forma de abandono, crueldad y explotación.
  10. El derecho a ser criado con un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

 

Share
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Blog, Infancia, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad *