Archivo anual: 2010

Atrás, en el viaje, queda Haití, pero sigue en nuestras mentes

27 Septiembre, Puerto Príncipe, fin del viaje. Parece que el viaje se termina y se resiste a dejarme buen sabor de boca. Parece que cuando la misión está cumplida, cuando hemos conseguido recopilar y concluir el encargo que traíamos, lo único que queda, como en cualquier misión de terreno, es volver a casa; intentar pasar lo mejor posible el incómodo y largo trayecto aéreo y sobre todo, conseguir dormir. Pero algo ocurre que me hace vulnerable, que me rompe en dos, solo a una hora de tomar el vuelo, en el aeropuerto de escala en Point à Pitre (Guadalupe) con destino París, los gritos ensordecedores de un niño de a penas cinco años piden auxilio en la lejanía de lo que mi vista alcanza pidiendo auxilio y desespera por volver a los brazos de la que durante los últimos meses ha sido su mami y de la que duramente debe desprenderse. Tras el terremoto del 12 de enero, muchos niños fuertemente heridos fueron expatriados a países vecinos y acogidos temporalmente, como medida psico-medical, por familias que sin duda adquieren, en ese periodo, un papel fundamental en el proceso de recuperación. Tal es el éxito de este proceso de recuperación que la idea de volver al origen materno donde su verdadera madre y familia le espera se convierte en la peor de las pesadillas. Lamentablemente este momento llega, y hoy es uno de esos momentos de retorno. Lo he presenciado con tanto dolor que me sentía parte del proceso de recuperación. Sin pensarlo he dejado mis cosas en el control de la aduana y me he arrodillado junto a la acompañante acreditada de la organización internacional que acompañaba a los cuatro menores, eran algo mayores y tenían una actitud algo más resignada aunque se percibía en su mirada el desconsuelo y dolor de la vuelta. El pequeño de los cinco estaba fuera de si, dos policías y la acompañante acreditada no podían calmarlo. Mi compañero de viaje no ha podido resistir tomarlo en brazos, y sin éxito, intentar calmarle. Todos esos adultos desconocidos no hacían más que un esfuerzo inútil por sujetar la más ardua de las realidades. El retorno a Haití. La vuelta a la familia, a la nueva situación e la ciudad de Puerto Príncipe tras el desastre; El miedo de lo vivido sale a flor de piel. La única medida de sujeción de tan irremediable dolor: la fuerza de un adulto, el placaje de sus brazos bloqueando cualquier amago de huída del pequeño Minor. Finalmente tras casi cuarenta minutos de ira, rabia y

Publicado en Blog, Sin categoría | Deja un comentario

Día Internacional de los Derechos de la Infancia, por Elena Vizcay

La Asamblea General de la ONU aprobó en 1959 la Declaración de los Derechos del Niño, un texto con 10 principios que concreta para los niños y adolescentes la Declaración de los Derechos Humanos. El 20 de noviembre de 1989, se firmó la Convención sobre los Derechos de la Infancia, un texto que compromete más a los Estados y que permite desarrollar legislaciones de protección más amplias y eficaces. A pesar de todo esto, queda mucho por hacer. Resuena en mi cabeza cuántas veces los hemos leído y cuántas veces hemos peleado por ellos. No son suficientes. Hay millones de niños y jóvenes en el mundo que no cuentan. Que sus derechos están y han sido pisoteados, o que ni siquiera cuentan. Recuerdo los viajes internacionales, los programas en ejecución, los proyectos de muchos países, los encuentros con los diferentes actores de lo social, de la cooperación internacional al desarrollo con los que habitualmente nos encontramos y con los que coincidimos en el pensamiento y acción de que nuestra misión. ¡Señores, estamos dormidos! Recuerdo que en junio, cuando celebrábamos el Seminario Internacional de Infancia, Juventud y Exclusión Social, en Pamplona, volvíamos a hablar de esto mismo: de los derechos de la infancia, de los derechos de los niños, porque sólo participando y ejerciendo los suyos, conseguiremos seres humanos plenos. Cuando en 1959 se publicó y redactó la Declaración de los Derechos de la Infancia nunca hubiéramos pensado que este siglo XXI nos iba a deparar un compromiso muy serio de sostenibilidad “humana” que es que la defensa de los derechos de la infancia esté en primer lugar y nos lo creamos. Que los más débiles, los niños, son sujetos de derecho y nuestro hacer es precisamente ser capaces de garantizarles eso: sus derechos. Súmate con nosotros, hazte una pregunta, se sensato contigo mismo y con tu compromiso social y plantéate que al menos, el 20 de noviembre, Día Internacional de los Derechos de la Infancia te lo vas a tomar en serio. Porque sólo así vamos a ser capaces de garantizar sus derechos y con ellos la continuidad y sostenibilidad de nuestra sociedad, la global, la del mundo entero. No seas egoísta y sólo mires para tu lado, acuérdate de los muchos que no cuentan, no existen, o simplemente están anulados o invisibilizados. Por todos ellos estas pocas letras. Por todos los pequeños que en el mundo hoy no tienen educación, ni derecho a la ciudadanía, ni derecho a la vida, ni derecho a tener una familia, ni derecho a poder alimentarse, ni derecho a

Publicado en Blog, Sin categoría | Deja un comentario

Más de 15.500 personas pasaron por el Rastrillo durante sus 9 días de celebración

LOS FONDOS RECAUDADOS EN ESTA 16ª EDICIÓN SE DESTINARÁN A LOS PROYECTOS DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL QUE DESARROLLARÁ LA ASOCIACIÓN DURANTE EL PRÓXIMO AÑO Un año más, Rastrillo ha vuelto a convertirse en una gran fiesta de la solidaridad. Más de 15.500 personas visitaron el Rastrillo que en su 16ª edición se celebró en la antigua estación de autobuses de Pamplona; renovado así su compromiso junto a Asociación Navarra Nuevo Futuro a favor de la infancia más desfavorecida. 9 DÍAS DE SOLIDARIDADRastrillo es un evento solidario que lleva 16 años celebrándose en la capital Navarra y que este año ha renovado localización, la antigua Estación de Autobuses de Pamplona. Un acto que ha tenido lugar durante más de una semana, del 29 de octubre al 7 de noviembre, y en el que se han sucedido más de una veintena de actuaciones, se han servido hasta un centenar de comidas diarias en el foro gastronómico y en el bistró, y, como novedad este año, se han celebrado catas de vino y aceite durante toda la semana. Además, Rastrillo ha ofrecido al visitante la posibilidad de hacer compras en los 21 puestos dispuestos para la ocasión, al tiempo que ha ofrecido al público infantil una variada oferta de actividades de animación y sensibilización. Todo ello, no hubiera sido posible sin la colaboración de más de 300 personas voluntarias y las donaciones de unas 400 empresas que han querido participar un año más en la organización de este evento solidario, ya tradicional en Pamplona. Un año más, el objetivo final de Rastrillo es financiar los proyectos de cooperación internacional que Asociación Navarra Nuevo Futuro lleva a cabo en varios países de Latinoamérica como Haití, república Dominicana, Cuba o Perú. Una serie de programas a favor de la infancia más desfavorecida, que podrán hacerse realidad en parte gracias a la colaboración y solidaridad de todas las personas que han decidido acercarse a esta feria de la solidaridad.

Publicado en Blog, Sin categoría | Deja un comentario